Skip to content

Salsa tipo guacamole: Receta fresca y fácil para tus platos

19 de junio de 2024
Salsa tipo guacamole

La salsa tipo guacamole es una opción fresca y deliciosa para acompañar diversos platos, y con esta receta fácil y rápida, puedes prepararla en casa, en tu furgoneta camper o en tu autocaravana en un santiamén. Hecha con ingredientes saludables como calabacín, tomates verdes y cilantro, esta versátil salsa es perfecta para mojar tortillas o como aderezo de carnes y ensaladas. En este artículo, te mostraremos cómo hacer esta popular y sabrosa salsa mexicana.

Indice

    Ingredientes (Salsa tipo guacamole)

    En el mundo de las delicias culinarias, hay pocas cosas tan versátiles y queridas como un buen guacamole. Ya sea como guarnición de unos crujientes nachos, como aderezo de una apetitosa fajita chisporroteante o como salsa para unos coloridos crudites de verduras, el guacamole se ha asegurado un lugar como condimento muy apreciado. Hoy nos complace compartir una deliciosa receta de salsa que se asemeja al guacamole en su riqueza y sabor, pero con un toque único y sencillo. Veamos los ingredientes que necesitarás para crear esta deliciosa salsa.

    En primer lugar, para preparar esta fantástica salsa, necesitarás dos calabacines, que añadirán una deliciosa y sutil profundidad al sabor general. Necesitarás cuatro tomates verdes, cuyas notas ligeramente ácidas y terrosas contribuirán al perfil único de esta salsa. Además, la receta requiere una generosa cantidad de cilantro fresco y vibrante, que aportará una explosión de aroma y sabor refrescantes.

    Además, necesitarás el añadido crujiente y picante de la cebolla blanca para redondear el conjunto de ingredientes. Por último, pero no por ello menos importante, la brillante y picante adición de zumo de lima aportará un toque picante y animado a esta salsa excepcional.

    Zucchinis

    Salsa tipo guacamole

    Cuando se trata de los calabacines, es esencial seleccionar unos que sean firmes y no tengan ningún defecto. El color verde vibrante y la tersura de los calabacines son un buen indicador de su frescura. Este versátil ingrediente se utiliza mucho en diversas preparaciones culinarias y es conocido por su capacidad para absorber y complementar toda una gama de sabores, lo que lo convierte en una fantástica adición a esta salsa única.

    Antes de incorporar los calabacines a la receta, habrá que lavarlos y cortarlos en dados pequeños y uniformes para garantizar una cocción uniforme y la distribución de su maravilloso sabor y textura por toda la salsa.

    Tomates verdes

    El uso de tomates verdes en esta salsa añade un sabor distintivo y ligeramente ácido que la diferencia del guacamole tradicional. Al seleccionar los tomates verdes, es importante optar por unos que sean firmes y no estén manchados. El sabor ligeramente ácido y refrescante de los tomates verdes, junto con su vibrante color, los convierte en una maravillosa adición a esta salsa única y deliciosa.

    Antes de utilizarlos, hay que lavar los tomates verdes y cortarlos en dados del tamaño adecuado según la receta. Esto garantizará que la salsa esté perfectamente equilibrada y que los tomates verdes se distribuyan uniformemente, proporcionando una explosión de frescura en cada bocado.

    Cilantro fresco

    El cilantro, con sus notas brillantes y cítricas, es un componente clave en esta receta. El uso de hojas de cilantro frescas y vibrantes impartirá un aroma delicioso y vigorizante a la salsa, elevando su perfil de sabor general. El cilantro debe limpiarse con cuidado y picarse finamente para que su esencia se impregne bien en la salsa, creando una experiencia sensorial con cada bocado.

    Cuando trabajes con cilantro, es importante aprovechar todo su sabor y aroma utilizando tanto las hojas como los tallos tiernos, ya que son igualmente ricos en aceites esenciales que contribuyen al carácter distintivo y refrescante de la hierba.

    Cebolla blanca

    Salsa tipo guacamole

    La cebolla blanca, con su sabor crujiente y picante, añade una nota distintiva y aromática a la salsa. Al seleccionar una cebolla blanca, es importante elegir una que sea firme y tenga una piel empapelada y sin manchas. La cebolla blanca debe cortarse en dados finos para que su sabor se distribuya uniformemente, añadiendo una sutil pero impactante capa de picante y textura a la salsa.

    Además, remojar la cebolla cortada en dados en agua fría durante unos minutos después de picarla puede ayudar a suavizar su picor, haciéndola más agradable al paladar y equilibrando su sabor en la salsa.

    Zumo de lima

    Salsa tipo guacamole

    La adición de zumo de lima recién exprimido es crucial para aportar un elemento vibrante y picante a la salsa. La lima debe ser firme y pesada para su tamaño, lo que indica que tiene una buena cantidad de zumo. Hacer rodar la lima sobre una superficie dura antes de exprimirla ayudará a maximizar la cantidad de zumo extraído. Las notas brillantes y cítricas del zumo de lima no sólo realzarán el perfil de sabor general de la salsa, sino que también proporcionarán un contraste refrescante y picante con la riqueza de los demás ingredientes.

    Es importante colar el zumo de lima recién exprimido para eliminar cualquier pulpa o semilla, asegurando una textura suave y consistente en la salsa. Además, puedes reservar la ralladura de lima y utilizarla como sabrosa guarnición para la salsa terminada, añadiendo un toque extra de esencia cítrica.

    Pasos para prepararla (Salsa tipo guacamole)

    Ahora que hemos seleccionado y preparado meticulosamente nuestros ingredientes de primera calidad, es hora de adentrarnos en el proceso paso a paso para crear esta exquisita salsa que seguro elevará tus creaciones culinarias a nuevas cotas.

    Empecemos por cocer los dos calabacines y los cuatro tomates verdes en una olla con agua caliente. Este proceso de cocción ayudará a ablandar las verduras y a fundir sus sabores, mejorando en última instancia la textura y el sabor de la salsa. Cuando los calabacines y los tomates verdes estén tiernos, sácalos con cuidado de la olla y déjalos enfriar a temperatura ambiente.

    Salsa tipo guacamole

    A continuación, en un bol grande, mezcla los calabacines y los tomates verdes cocidos con el cilantro finamente picado, la cebolla blanca en dados y una cantidad generosa de zumo de lima recién exprimido. Mezcla suavemente los ingredientes para que los sabores vibrantes y frescos se combinen armoniosamente, creando una salsa tentadora rebosante de color y sabor.

    Salsa tipo guacamole

    Con los ingredientes perfectamente amalgamados, es hora de unirlos para conseguir la consistencia y textura ideales para la salsa. Con un tenedor o un utensilio especial para triturar, machaca suavemente los ingredientes hasta conseguir la consistencia deseada, asegurándote de que la salsa alcanza el equilibrio perfecto entre suavidad y un toque de deliciosa textura. Ten cuidado de no trabajar demasiado la salsa, ya que a menudo se prefiere una textura ligeramente grumosa para añadir una sensación satisfactoria en la boca a la experiencia gastronómica general.

    Salsa tipo guacamole

    Usos y acompañamientos (Salsa tipo guacamole)

    Esta salsa única y vibrante, con su deliciosa fusión de sabores y su tentador aroma fresco, ofrece un sinfín de usos versátiles y complementa una amplia gama de creaciones culinarias. Es el acompañamiento perfecto de platos mexicanos clásicos como tacos, quesadillas y enchiladas, donde sus notas vivas y picantes pueden contrastar maravillosamente con los sabores sabrosos y ricos del plato principal.

    Además, esta excepcional salsa puede utilizarse como un vibrante aderezo para carnes a la parrilla, un sabroso condimento para sándwiches y hamburguesas, o como una deliciosa salsa para un surtido de crujientes chips de tortilla y palitos de verduras frescas. Las opciones de maridajes creativos y deliciosos con esta salsa única son realmente infinitas.

    Salsa tipo guacamole

    Independientemente de si decides servirla como salsa, aderezo o guarnición, esta salsa es una forma garantizada de añadir una explosión de sabor fresco y picante a tus creaciones culinarias, haciendo que tus platos pasen de ordinarios a extraordinarios. Su perfil brillante y vigorizante, unido a un toque de picante tentador, la convierte en la favorita de quienes aprecian los sabores vibrantes y diversos de la cocina mexicana. Así que, sin más preámbulos, añade una cucharada de esta salsa excepcional a tus platos favoritos y eleva tu experiencia gastronómica a nuevas y emocionantes dimensiones.

    Conclusión

    En conclusión, esta fácil y deliciosa salsa tipo guacamole es una opción versátil y saludable para acompañar una gran variedad de platos. Elaborada con ingredientes frescos y nutritivos, puedes prepararla fácilmente en casa y disfrutar de su rico sabor en aperitivos, carnes, ensaladas y mucho más. No olvides añadirlo a tu próxima comida para darle un toque perfecto de cocina mexicana.

    ¡Disfruta de muchas más recetas! ¡Más salsa aquí!

    www.tomaydaca.com
    Juan Manuel Izquierdo

    Soy Juan Manuel Izquierdo, un apasionado de las furgonetas camper y autocaravanas, y en este blog comparto mi experiencia y consejos prácticos sobre viajes en camper. Mi objetivo es ayudar a otros entusiastas de las furgonetas camper y autocaravanas y crear una comunidad de aventureros. Sigue mis publicaciones para descubrir las mejores rutas, equipamientos y tips para tus viajes en furgoneta camper y autocaravana.

    Configurar cookies